El artista plástico Silvestre Madera presentó recientemente su libro “Creativerio”, donde expone su trabajo.

Más allá de ser una corriente artística, el muralismo es un movimiento social, cultural y político con miras a resaltar la vida del pueblo y denunciar todo acto de corrupción realizado por cualquier persona o ente designado para proteger el patrimonio de un país.

En Monterrey, una ciudad conocida por su industrialización y grandes empresas, el muralismo no fue precisamente un medio de expresión que se utilizará para demandar o criticar algún hecho.

Añadido a ello, pandillas del área metropolitana adoptaron el graffiti como una corriente mal ejecutada y sin fines artísticos, la cual con el tiempo terminó por ser considerada por las autoridades como un acto de vandalismo que puede llegar a ser penalizado.

Afortunadamente para el muralismo, el panorama ha ido cambiando y una nueva generación de artistas interesados en el muralismo mexicano ha surgido. Entre ellos se encuentra Silvestre Madera, un artista plástico que ha apostado por este medio de expresión para exponer la cultura de corrupción en Nuevo León y la problemática social en el país.

Madera cuenta con dos importantes participaciones dentro del Festival Callegenera, que impulsa el talento artístico de quienes practican esta corriente, así como en la Galería San Bernabé.

Recientemente, el graduado de Lenguajes Audiovisuales por la UANL publicó su libro ‘Creativerio’, donde resumió siete años de trabajo dedicado a caricaturas y dibujos cargados de crítica social y política.

Aunque en la ciudad el muralismo mexicano aún está en pleno desarrollo, el trabajo de Madera nos demuestra que existe un futuro prometedor y espacio para este arte que en México estuvo bien representado por artistas como Diego Rivera, Alfredo Siqueiros y José Clemente Orozco.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here