La noche del 16 de septiembre de 1988 inició una de las catástrofes más fuertes que se han vivido en Monterrey: la llegada del huracán “Gilberto”.

Este poderoso fenómeno se formó en el océano Atlántico el 8 de septiembre del año mencionado. De inmediato fue creciendo en intensidad hasta alcanzar la categoría 5, arrasando con Cuba, Jamaica, Islas Caimán y parte de México.

Debido a su fuerza fue considerado en su momento como “El Huracán del Siglo” y a la fecha es catalogado como el segundo huracán más intenso que se ha formado en el océano Atlántico, solo debajo de “Wilma” (2005).

Te recomendamos: (VIDEO) Oso se roba la comida de unos trabajadores

Monterrey bajo el agua

huracan-gilberto

Aunque a través de los medios de comunicación se alertó a la población de lo que estaba por venir, ese 16 de septiembre hubo un ambiente de calma, la cual se perdería durante la noche cuando una intensa lluvia comenzó a caer en la ciudad.

Vientos huracanados, una lluvia de intensidad pocas veces vista que no dio tregua alguna y un ambiente de terror se fueron haciendo presentes en Monterrey.

El río Santa Catarina, casi siempre seco, adquirió un caudal ancho y furioso que arrasó con todo a su paso.

huracan-gilberto

Te puede interesar: A 9 años del huracán Alex: horas de muerte y destrucción

Juegos mecánicos, locales comerciales, vehículos y personas fueron arrastrados por el río rápido formado por la lluvia y los escurrimientos de las montañas.

Varios vehículos, incluso autobuses llenos de personas, desaparecieron con la fuerza del agua.

huracan-gilberto-monterrey

Te recomendamos: Las peores epidemias que se han sufrido en Nuevo León

A la mañana siguiente, con la luz del día, los regiomontanos pudieron darse cuenta de la magnitud de la tragedia: aproximadamente 200 muertos (cifra que muchos consideran muy conservadora, por no decir irrisoria, ya que se estima que fueron cientos más), una gran cantidad de desaparecidos, miles de damnificados, una gran parte de la ciudad y de zona rural destrozadas, daños materiales por 200 mil millones de pesos, en fin, estábamos ante un desastre que nunca habíamos visto.

Y es que la peor tragedia de la ciudad se remontaba a 1909, año en el que se dio la gran inundación de Monterrey.

Desde ese entonces la cara de la ciudad cambió, por desgracia se siguieron cometiendo graves errores como construir diversos desarrollos en el río Santa Catarina y permitir asentamientos urbanos cerca de ríos y arroyos, errores que fueron exhibidos por el huracán Alex en 2010.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here